Amparos y Apelaciones

a.  Amparos Directos : Procede contra:
I.- Sentencias definitivas;
II.- Sentencias o laudos que pongan fin a un juicio (sin ser definitivas);
III.- Sentencias interlocutorias que no admitan recursos, o bien cuando ya se hayan agotado;
IV.- Violaciones en el procedimiento del Juicio


b.  Amparos Indirectos : El art. 114 de la Ley de Amparo establece que procede contra:
I.- Leyes, tratados internacionales, reglamentos y en general contra cualquier norma de observancia general y abstracta;
II.- Actos emitidos dentro de un juicio, que afecten de manera irreparable derechos sustantivos del gobernado (es decir, derechos como la vida, la libertad personal, el patrimonio, de manera que la violación no se repare ni con una sentencia favorable en el juicio en que se emitió el acto reclamado);
III.- Actos emitidos fuera de juicio o después de concluido, incluyendo actos para ejecutar una sentencia (con la limitante de que sólo procederá contra la última resolución dictada en el procedimiento de ejecución);
IV.- Actos que afecten a terceros extraños a un juicio (tanto quienes no son parte en él como lo que siendo parte no fueron debidamente citados);
V.- Actos que no procedan de autoridades judiciales, administrativos o del trabajo.

c.  Apelaciones: Recurso ordinario por el que unas actuaciones judiciales se remiten a un órgano superior con la posibilidad de practicar nuevas pruebas para que se revoque la resolución dictada por otro inferior.